En defensa de Hugo Blanco, su lucha y trayectoria, y contra la censura del documental “Hugo Blanco, Rio Profundo”

NOTICIAS Y DOCUMENTOS - DECLARACIONES
Modificar el tamaño de letra:

Hubo-BEn junio de 2020 se estrenó el documental “Hugo Blanco, Rio Profundo”, donde se relata la lucha de los campesinos del Cusco enmarcada en la vida de Hugo Blanco Galdos, un líder socialista que fue dirigente del trotskismo peruano. En la década del 60 fue parte de la organización y la resistencia de los campesinos contra el abuso de los terratenientes, el servilismo de la policía y el desprecio de la aristocracia contra los indígenas y campesinos.

Durante la década del 60, Hugo Blanco, o Hugucha, se transformó rápidamente en dirigente de los nuevos y pujantes sindicatos campesinos que eran motor de una tremenda rebelión campesina en lucha por la reforma agraria y otros derechos vulnerados. El levantamiento campesino y popular no tendría marcha atrás cuando un terrateniente de la hacienda Qayara, al no encontrar a un dirigente campesino usó el arma del policía que lo acompañaba para disparar contra un niño de 12 años que se negaba a dar la ubicación del dirigente. Este inaceptable hecho, que se suma a la sistemática represión de los Gamonales y la policía en toda La convención y Lares, la asamblea de varios sindicatos campesinos acordó encargar a Hugo Blanco a ir a la comisaría junto a otros campesinos para presentar la denuncia, acción que terminaría en un enfrentamiento con la policía y la consecuente rebelión campesina que -de hecho- inicio el proceso de reforma agraria, una reivindicación por derecho a la tierra y por dejar atrás la opresión latifundista.

La significancia de este hecho histórico, calumniado por la derecha reaccionaria y ocultado por la izquierda estalinista, ha sido poco estudiado en nuestro país. El documental, aunque con varias limitaciones políticas, nos invita hacer una reflexión nacional que, los sectores de la derecha más cavernaria, los altos mandos militares, representantes del peor autoritarismo que azoto al país y rancios representantes del Opus Dei, le niegan al pueblo peruano, atacando a dicho documental, acusando falsamente a Hugo Blanco de terrorista y asesino.

Rechazamos tajantemente esas acusaciones que han sido descartadas por la historia y las luchas del pueblo peruano. Rechazamos este nuevo ataque de la misma manera que en 1963 rechazamos la sentencia de un Tribunal Militar que condenó con la pena de muerte a Hugo Blanco. Intento que fue derrotado luego de una enorme campaña de solidaridad internacional que obligó al Estado burgués a cambiar la pena por 25 años de prisión, luego, en la década del 70, se logra su definitiva amnistía, pero al negarse apoyar a la dictadura militar fue expulsado del país.

Con el declive de la dictadura militar, Hugo Blanco vuelve al país como la figura de izquierda socialista más importante del país, siendo el más votado en la Asamblea Constituyente de 1979 y ocupando un escaño como diputado en el Congreso de la Republica (1980-1985) y representante de los trabajadores, campesinos e indígenas junto a nuestro compañero Enrique Fernández Chacón.

Las experiencias de lucha, la creación de los sindicatos campesinos, la enorme rebelión campesina y la trayectoria de Hugo Blanco ha dejado una gran enseñanza para las presentes y futuras generación, y son inspiración para las organizaciones sindicales, sociales y políticas en la pelea por un mundo mejor sin opresión ni explotación. Defendemos ese legado histórico por considerarlo parte de la imborrable identidad de la lucha del pueblo peruano por sus derechos y lo asumimos como propio.

Desde UNIOS, en el Frente Amplio, y la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores – Cuarta Internacional (UIT-CI) llamamos a las organizaciones democráticas, sociales y políticas de Perú y el mundo a rechazar toda censura contra el documental recientemente estrenado, a garantizar la libre expresión democrática de sus autoras y autores como así también a condenar como falsas, maliciosas y absurdas las acusaciones vertidas contra el líder del movimiento campesino y a desplegar la mayor solidaridad y respaldo a Hugo Blanco y la lucha campesina.

Jorge Corzo y Taylor Rojas, por UNIOS en el Frente Amplio de Perú.

Miguel Sorans y Silvia Santos, dirigentes de la Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)

Miguel Lamas y Simón Rodríguez Porras, del consejo de redacción de revista Correspondencia Internacional.

Argentina: Juan Carlos Giordano, diputado nacional electo de Izquierda Socialista (IS) en el Frente de Izquierda y los Trabajadores-Unidad (FIT) de Provincia de Buenos Aires; Mónica Schotthauer, delegada ferroviaria ramal Sarmiento y diputada nacional electa de IS/FIT; Liliana Olivero, ex Diputada por Córdoba de IS/FIT; Laura Marrone, ex legisladora de Buenos Aires IS-FIT,

Bolivia: Humberto Balderrama, miembro de ARTP y de la Dirección Nacional del Partido de los Trabajadores

Brasil: Joao Batista Araujo “Baba”, concejal de Rio de Janeiro por CST-PSOL, Michel Tunes, dirigente de la Corriente Socialista de los Trabajadores (CST) en el PSOL.

Chile: Ranier Rios y Jonathan Ríos, dirigentes de MST (Movimiento Socialista de los Trabajadores)

Estado español: Josep Lluis del Alcázar, delegado sindical de enseñanza pública y dirigente de Lucha Internacionalista (LI) y M. Esther del Alcázar, delegada sindical de enseñanza pública, dirigente de LI

Panamá: Priscilla Vásquez, dirigente nacional de los trabajadores del Seguro Social de Panamá; Virgilio Arauz, dirigente de Propuesta Socialista

México: Enrique Gómez y Francisco Retama, dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS)

Turquía:; Oktay Çelik, presidente del Partido de la Democracia Obrera (IDP); Atakan Çiftçi, delegado del Sindicato de los trabajadores de educación y de ciencia; Gorkem Duru, dirigente de IDP.

Venezuela: Orlando Chirino y Miguel Ángel Hernández, dirigentes del Partido Socialismo y Libertad (PSL). José Bodas, Secretario General de la Federación de Trabajadores Petroleros (FUTPV)

República Dominicana:Henry Morel, periodista y militante del MST