Hace 40 años el Vietcong tomaba Saigón - Los yanquis derrotados en Vietnam

NOTICIAS Y DOCUMENTOS - ANIVERSARIO
Modificar el tamaño de letra:

Los legendarios combatientes del VietcongEl 30 de abril de 1975, el gobierno de Vietnam del Sur, un títere sostenido en Vietnam por el imperialismo norteamericano, se rindió ante las tropas de las heroicas guerrillas del Vietcong, apoyadas por Vietnam del Norte, que lo enfrentaban durante más de 10 años. Por primera vez en toda su historia los yanquis sufrían una derrota militar que los marcó desde entonces.

Escribe Mercedes Petit

Distintos imperialismos dominaron la península de Indochina desde el siglo XIX. Y con un heroísmo increíble, el pueblo vietnamita resistió y los fue expulsando (ver recuadro). En la década de los 50, luego de la división del país (Vietnam del Norte y Vietnam del Sur), los yanquis eran el principal sostén de la odiada dictadura de Ngo Dinh Diem en el sur. La resistencia fue fortaleciendo a una guerrilla de masas, el Vietcong o Frente de Liberación Nacional (FLN), que contaba con el apoyo de Vietnam del Norte, limítrofe con China, siendo ambos países lo que los trotskistas denominábamos estados obreros burocráticos. A medida que fue creciendo la resistencia popular a la dictadura, el ejército de Vietnam del Sur mostró su incapacidad para sostener al gobierno títere en el poder. Los yanquis tuvieron que pasar del envío de asesores y la ayuda militar, a los bombardeos y la intervención directa de sus tropas invasoras, en 1964/5, bajo el gobierno de Lyndon B. Johnson.

Bombas, tropas y napalm

Durante ocho años, el todopoderoso imperialismo yanqui desarrolló una masacre cotidiana contra un pueblo que resistió con incalculables sacrificios. Llegó a enviar más de medio millón de soldados, tuvo cerca de 50.000 muertos y gastó más de 150 mil millones de dólares (lo que influyó en la crisis económica mundial de 1973-74). Hicieron conocer en todo el mundo una palabra siniestra: napalm. Era una especie de gelatina incendiaria que arrojaban desde sus aviones, que en tierra se extendía en llamas muy duraderas. Arrojaron toneladas de bombas, de napalm y de químicos exfoliantes que arrasaban con los cultivos y todo tipo de vegetación. Los soldados yanquis tuvieron que pelear cuerpo a cuerpo con los heroicos campesinos transformados en guerrilleros.

Un heroísmo sin límites

La prensa mundial comenzó a poner ante los ojos del mundo todas esas atrocidades. La guerra comenzó a trasmitirse cotidianamente por televisión, y todo tipo de periodistas y reporteros gráficos divulgaban la infinita crueldad de la invasión yanqui, mostrando los efectos del napalm, los asesinatos a civiles y otras monstruosidades. Comenzó a ganar espacio entre los luchadores la solidaridad con el pueblo vietnamita. Por su parte, las burocracias china y soviéticas solo lo ayudaba "con cuentagotas", sin involucrarse en forma contundente junto al pueblo agredido. En 1965, la delegación del PC cubano hizo en el 23º Congreso del PCUS una propuesta fundamental: exigió a las conducciones de los partidos comunistas de la URSS y China que declararan a Vietnam como parte inviolable de sus propios territorios, para derrotar contundentemente la invasión. El Che hizo su llamado: "hagamos dos, tres, muchos Vietnam...". Los burócratas hicieron oídos sordos.

En Saigón, el personal civil y militar de la embajada yanqui huye en un helicóptero de la CIA el 29 de abril de 1975, el día antes de la rendición. (Foto Hubert van Es)1968: un punto de inflexión

Las masas vietnamitas comenzaron a inclinar la balanza a su favor desde lo que se llamó "la ofensiva del NET", cuando en febrero de 1968 se produjeron levantamientos en las principales ciudades del sur. Y con el Mayo Francés y el ascenso de las movilizaciones en todo el mundo, la solidaridad con el pueblo vietnamita se instaló entre la juventud estudiantil y los luchadores de Europa y América. En Estados Unidos comenzó a desarrollarse un movimiento contra la invasión a Vietnam cada vez más masivo y vigoroso. En 1970 se produjo la célebre "marcha sobre Washington", que convocó a más de un millón de manifestantes en la capital y marchas en cientos de ciudades de todo el país. La represión comenzó a dar lugar a centenares de presos, heridos e incluso muertos. En la vida política norteamericana, en las universidades, los medios intelectuales y de prensa, y en la industria cinematográfica, se instaló cotidianamente el tema de Vietnam. La actriz Jane Fonda, por ejemplo, tuvo la valentía de visitar durante 15 días Vietnam del Norte en 1972. El veterano "marine" Ron Kovic, que había viajado como voluntario entusiasta en 1967 y volvió paralítico de la cintura para abajo, se sumó al repudio a la invasión. En 1974 escribió su autobiografía en el libro Nacido el 4 de julio (publicado en 1976 y llevado al cine en 1989 por Oliver Stone). Millones fueron saliendo a las calles con la consigna "traigan los soldados a casa ahora". En enero de 1973, el gobierno yanqui y su títere en Saigón, Cao Ky tuvieron que firmar unos "acuerdos de paz", que incluían la retirada de los yanquis y un consejo -que involucraba al Vietcong- para convocar elecciones. Aunque los yanquis comenzaron a retirar las tropas (más que nada obligados por el repudio en Estados Unidos y el mundo a su presencia), en general no se cumplieron, pero la suerte de los dictadores del sur y sus amos imperialistas ya estaba echada.

Un triunfo histórico

Desde el inicio de 1975 el avance del FLN era arrollador. En marzo ya casi no había respuesta por parte del gobierno de Saigón y sus tropas. El 29 de abril entró en la historia la foto de los helicópteros sacando a los pocos funcionarios que aún quedaban por los techos de la embajada norteamericana. El 30 de abril, un fugaz presidente, Duong Van Minh, ordenó a los restos de su ejército suspender las hostilidades y se rindió, transfiriendo el poder a un gobierno del FLN. Los vietnamitas habían triunfado, derrotando a la más grande potencia militar, los Estados Unidos. La tremenda capacidad de lucha de las masas vietnamitas había quedado demostrada en años de heroica resistencia. La solidaridad mundial había jugado un papel decisivo para apoyarlas hacia el triunfo. Pero de todos modos estaba planteado con toda agudeza el problema de la dirección, en manos del FLN, aliado del Partido Comunista de Vietnam del Norte, que encabezaba Ho Chi Minh. El PST (Partido Socialista de los Trabajadores orientado por Nahuel Moreno) entonces señalaba en su periódico el carácter burocrático e inconsecuente de la dirección comunista. Valga de ejemplo que Duong Van Minh y otros altos funcionarios fueron puestos en libertad de inmediato e invitados a formar parte del nuevo gobierno. Decíamos que "[...] la falta de una dirección conciente y consecuentemente revolucionaria y de la democracia obrera, seguirá siendo un formidable obstáculo para la revolución vietnamita" (Avanzada Socialista Nº 146, 10/5/75). Así se demostró al producirse la reunificación de Vietnam bajo las condiciones totalitarias de la burocracia del norte. Y mucho más aún, cuando la misma acompañó el curso restauracionista de la burocracia china, abriendo las puertas al retorno del capitalismo. Pero nada de eso puede esconder la tremenda importancia que tuvo la derrota del imperialismo yanqui en 1975. Se demostró que se podía vencer a semejante monstruo. El "síndrome de Vietnam" lo llevó a buscar negociaciones y abstenerse de invadir países durante unos cuantos años. Y cuando reincidió, las masas de Afganistán y de Irak retomaron aquellos caminos, propinándole nuevas derrotas.

 


Kim Phuc, la niña que fue salvada por el mismo fotógrafo (Nick Ut ) que tomó esa fotografía. 197230 años de guerra

 

Desde fines del siglo XIX el imperialismo francés dominaba toda la península de Indochina. Y para entonces ya había nacido el nacionalismo vietnamita. En la década del veinte se fundó y se hizo fuerte un partido comunista, que desde los años 30 tuvo una importante ala trotskista, fundamentalmente en las ciudades y en el movimiento obrero.

En la década del 40 se fundó el Vietminh, que impulsó la resistencia al ocupante japonés. En 1945 se vivía un poderoso ascenso de masas, que puso prácticamente el poder en manos de la resistencia. Pero los acuerdos de Stalin con el imperialismo en las reuniones de Yalta y Potsdam permitieron que los imperialistas franceses se reinstalaran en su dominio colonial.

Desde 1946 empezó la lucha, que logró derrotar a los franceses en 1954. Se negoció una retaceada independencia, que permitió a los yanquis tomarle la posta a Francia. Se resolvió una partición, con el norte para el partido comunista (encabezado por Ho Chi Minh), y el sur bajo un títere de los yanquis, Ngo Dinh Diem. En 1956 se realizarían elecciones para reunificar el país.

Ante una inminente derrota en las urnas, Diem desató una feroz represión, el país quedó dividido y se reinició la guerra de guerrillas en las zonas rurales del sur. En 1960 se fundó el Frente de Liberación Nacional (o Vietcong). Como el dictador ya era un lastre para el gobierno títere, lo asesinaron sus propios funcionarios, aunque eso profundizó la crisis.

Desde 1956 los yanquis mantenían miles de asesores militares para apuntalar al ejército de Vietnam del Sur. Pero este se debilitaba cada vez más ante la resistencia de una guerrilla de masas que ganaba el apoyo creciente del campesinado.

A mediados de 1964 el presidente Johnson denunció un supuesto ataque a uno de los barcos de su Séptima Flota en el Golfo de Tomkin (que luego se supo fue prácticamente fraguado por los yanquis), para comenzar a bombardear a Vietnam del Norte y a enviar miles y miles de "marines", lo que puso en marcha la invasión, que culminaría en 1973 con el inicio del retiro de las tropas y con la derrota total de abril de 1975.

 

 

Artículos relacionados

Revista Internacional

Correspondencia Internacional

flyer-charla-conlutas-venezuela

Nahuel Moreno - Biographical Outline

Traductor/Translate

Buscar en el sitio